sábado, mayo 23, 2015

ENTRE LA RABIA Y LOS PRIVILEGIOS: DISCRIMINACIÓN/4

ENTRE LA RABIA Y LOS PRIVILEGIOS ESCOJA SU DEMOCRACIA: DISCRIMINACION
Gustavo Gordillo/4
Uno de los discursos memorables del entonces candidato Obama en Filadefia fue producto de una viciosa campaña de la derecha extrema que buscaba vincularlo con elementos radicales en su pasado. En ese discurso habló del tema que aún ahora divide a los estadounidenses: el racismo.
Esta controversia se inició por los discursos inflamatorias del Reverendo Wright el lider espritual de la iglesia a la cual asistía regularmente Obama.
En su discurso Obama no niega desconocer el contenido radical de la pastoral de Wright ni sus opiniones controvertidas con las cuales, decía el entonces candidato, frecuentemente no coincidía. Pero al mismo tiempo argumenta que se mantuvo en esa iglesia y con ese pastor que lo introdujo a la fe cristiana y le enseñó la importancia de trabajar por el prójimo. Por ello señala que no puede totalmente marcar su diferencia con Wright o con la Iglesia o para el caso, con la comunidad negra. Continúa señalando las muy diversas frustraciones de gente de color que aspira a hacer posible su "sueño americano" y no lo logra por falta de oportunidades, por agresiones raciales o por haber tomado caminos equivocados.
Esa rabia, señala, irrumpe en la cocina, alrededor de la mesa, y ocasionalmente en el púlpito y en las ceremonias religiosas. Pero precisamente porque conoce esas trayectorias de los negros no puede desmarcarse ni de Reverendo Wright, ni de su iglesias ni de la historia de muchos negros.
Al mimo tiempo reconoce que la rabia y la frustración también se expresa en la comunidad blanca y nuevamente es en las cocinas alrededor de la mesa -esto es una expresión literaria queriendo señalar los espacios ocultos, cerrados, privados de la gente- donde explota la frustración por las acciones afirmativas a favor de la comunidad negra, la falta de oportunidades para los obreros blancos.
Esos perjucios raciales de ambos oscurecen lo que quiere enfatizar Obama. Su efecto es ocultar la raiz de esas frustraciones que se encuentra en mecanismos económicos que segregan a unos y otros.
Pero el punto clave del discurso reside en que confronta las verdaderas frustaciones racistas de segmentos de ambas comunidades cuando se expresan crudamente, de manera privada. Busca sin condenar, las verdades de los otros y las otras.
Lo anterior tiene que ver con la controversia suscitada por la conversación privada del presidente del INE, Lorenzo Córdova.
Expreso mi opinión : a) fue ilegal grabar una conversación privada y difundirla, b) Cordova es un excepcional funcionario público; c) como nunca el árbitro electoral requiere de un alta dosis de autoridad moral. La democracia mexicana requiere legitimidad y confianza. Es obvio que no las tiene suficientemente. Y estos episodios presumiblemente orquestados la perjudican.
Dicho lo anterior, pienso que en muchos sectores de las clases medias y de sus capas mas ilustradas convive el lenguaje políticamente correcto y las opiniones a veces crudas llenas de racismo, homofobia y/o misoginia. Somos una sociedad particularmente intolerante y muchas veces la diferencia entre la sociedad en general y los sectores lustrados tiene que ver mas con el disimulo que con auténticas convicciones tolerantes a la diversidad.
Basados en ese disimulo se montan también estructuras apócrifas que se adjudican representaciones falsas o falseadas de segmentos de la población: mujeres, jóvenes, indígenas, campesinos,obreros. Y sobre todo ciudadanos. A veces no son cuestionadas en sus propósitos ni en su representación auténtica, por almas fariseas que matizan sus opiniones para evitar ser marcadas como racistas u homofóbicas o misoginas.
Este ambiente no ayuda sino erosiona a la democracia. Es necesario una discusión seria, sin prejuicios pero también sin hipocresías sobre los amplios espacios donde opera la discriminación tan consustancial a la sociedad y al estado mexicano.
Twitter: gusto47
gustavogordillo.blogspot.com

sábado, mayo 09, 2015

ENTRE LA RABIA Y LOS PRIVILEGIOS ESCOJA SU DEMOCRACIA/ 3

Otro factor que erosiona gravemente la frágil democracia en la que nos encontramos tiene que ver con el relativo estancamiento económico que ha sufrido el país en mas de dos décadas. Ha habido breves momentos de crecimiento en algunos años. La tendencia empero es al estancamiento con un grave crecimiento de la informalidad, persistencia de la pobreza,  desigualdad social, endeble mercado interno y mucho más etcéteras.
La caída abrupta del precio del petróleo y el entorno internacional poco favorable, ha generado dos anuncios desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Uno que regresamos a la vieja historia de recortes presupuestales. Otro, que puede ser una novedad si en verdad se hace, que sería partir de un ejercicio de presupuesto base cero.
A fines de enero el secretario Videgaray planteó que “Que nos atrevamos a identificar aquéllas áreas que representan duplicidades; aquéllos programas que no cumplen con sus propósitos; que no tienen los niveles de rentabilidad social que las evaluaciones exigen que tengan, o que tienen impactos regresivos en materia de distribución del ingreso y la riqueza.”
Con todo y lo necesario que implica lo anterior varios analistas y centros de estudios han llamado la atención sobre los problemas de rigidez del presupuesto y la necesidad de contemplar un ejericico de esa naturaleza a lo largo de un horizonte de varios años ( ver por ejemplo el analis del CIEP aqui). Hay desde luego, a pesar de todo, mucho de donde cortar sobre todo en el gasto corriente que de acuerdo al documento oficial denominado Pre-criterios de política económica para 2016 creció “entre 2000 y 2013 a una tasa real anual promedio de 5.2 por ciento y llegando al 15.2 por ciento del PIB”. Aún así hay que precaverse contra la idea simplista que todo gasto corriente es ineficiente; sin cierto tipo de gasto corriente el gasto en inversión tiende a rezagarse aun mas de lo que ya está.
Pero aún asumiendo la necesidad de racionalizar el gasto público ésta puede ser una condición insuficiente para salir del estancamiento económico. Se necesita como todos sabemos dinamizar el mercado interno, e impulsa la inversión pública. Esto es un tema más de política y de coaliciones que sólo de sumas y restas como nos recordó Rolando Cordera  hace dos semanas.
Entre organizaciones campesinas, grupos rurales, académicos y organismos multilaterales ha sido casi mantra demandar un presupuesto base cero para el gasto rural. Por tres razones. Primero porque los subsidios agrícolas son altamente regresivos y benefician mas a los que menos necesitan. Segundo, porque la completa desconexión entre la política social y la política de fomento productivo en el medio rural daña a ambas y hace que todos los subsidios progresivos como lo de Oportunidades-Prospera sean completamente cancelados con la política regresiva del gasto agropecuario. Tercero, porque tanto la política social como la política de fomento productivo adolecen de una gran dispersión en sus programas y falta de real focalización que propicia duplicación,cobertura limitada y poca claridad en los objetivos a alcanzar. A lo anterior se añade que a falta de mecanismos claros y transparentes de rendición de cuentas, la corrupción se ha multiplicado en donde mas cuidado debería haber con los recursos públicos.
El problema central empero es que no hay una verdadera política pública que articule el combate a la pobreza rural con el fomento productivo.

Es decir un presupuesto base cero  para el ámbito rural deberá partir de una misión central: erradicar la pobreza rural a partir del propio esfuerzo de los pobres rurales aprovechando su enorme potencial productivo. Para esto la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y Ia Competitividad recientemente aprobada en el Congreso de la Unión puede constituirse en el marco adecuado.

domingo, abril 26, 2015

ENTRE LA RABIA Y LOS PRIVILEGIOS ESCOJA SU DEMOCRACIA (2)

En mi artículo anterior propuse abordar en mis siguientes entregas cuatro temas que hoy son relevantes y que se refieren a cada uno de los ejes del deterioro actual. El estancamiento económico, el sistema de partidos, la seguridad humana y la discusión sobre privilegios y corrupción.
Empiezo con el sistema de partidos y las elecciones de junio.
El proceso que va de 1977 a 1997 combina dos tipos de transformaciones. Por una parte la transición política a través de sucesivas reformas electorales. Por otro lado las transformaciones de una economía cerrada por otra, abierta a los mercados internacionales. Frente al mito de mercados autoregulados la verdadera discusión fue a quién se quería beneficiar con nuevas y renovadas formas de intervencionismo. El mito del goteo de los éxitos económicos de los ricos a las capas populares,  tuvo en la política su propias versión: un sistema virtuoso de partidos políticos que contagiaría de democracia al resto de la estructura estatal vetusta y autoritaria. Y así nos fue.
Confrontado el grupo dirigente con el dilema de continuar con la política económica y el nuevo estilo de desarrollo, o abrir políticamente el sistema, optó por lo primero con la idea que la suma de modificaciones en las reglas electorales generaría cambios pausados y controlados. Empero a partir de 1997 la idea de una reforma electoral para incorporar a minorías  frente una mayoría casi sempiterna cedió paso a gobiernos divididos, alternancias en algunos gobiernos estatales y finalmente en 2000 la alternancia en el gobierno nacional.
Esa mutación desde un sistema de partido hegemónico a un sistema de partidos competitivo opera a trompicones, a partir del mínimo común denominador y de un conjunto de exclusiones y privilegios que en vez de presagiar un propósito de ampliación de la democracia para todos, terminó estableciendo un sistema de privilegios para los nuevos pocos.
Luis Salazar caracteriza a ese sistema de partidos “como un sistema fuertemente polarizado no por ideas o identidades políticas consolidadas, sino por los agravios y conflictos generados tanto por la modernización económica como por la forma en que se han desarrollado las reiteradas reformas político-electorales y los conflictos en torno a las mismas… se trata de partidos cuya identidad básica se configura por la dicotomía gobiernismo/antigobiernismo”.
Regresar  a la idea que se tuvo en los inicios de las reformas electorales de partidos cuyo registro se condicionaba al voto ciudadano y establecerlo como norma general –borrando las rídiculas condiciones hasta hoy existentes para poder registrarse como partido, que favorecen el dinero turbio y las clientelas ilegítimas-  permitiría reconstruir un sistema de partidos a la altura de los desafíos actuales.
El rechazo al sistema actual de partidos que podría expresarse en las elecciones de junio como una combinación de aumento del abstencionismo y del voto nulo y ausencia de un partido mayotitario en el Congreso, debería también tener un momento propositivo: modificar las normas que regulan la existencia de partidos bajo una condición permanentemente condicionada al voto ciudadano, con acceso diferenciado a las cámaras legislativas y a las prerrogativas, con la disminución sustancial de éstas y una legislación seria y no grotesca como la actual en materia de candidatos independientes, consulta popular y añado yo, de impeachment.

Respecto al Partido Verde se trata de la mayor excrecencia : un partido que no es partido y que lo único que quizás tenga de verde es el color del dinero. Debe cancelarse su registro porque ha sido un contumaz violador de las reglas del juego. Por cierto sería muy aleccionador que el Tribunal Electoral señalara porque modificó sus criterios que desde el 2009 contribuyeron a facilitar ese comportamiento de cuatrero del Oeste del multicitado consorcio familiar.

sábado, abril 11, 2015

ENTRE LA RABIA Y LOS PRIVILEGIOS ESCOJA SU DEMOCRACIA/1



T
enemos una democracia deforme, insatisfactoria, coja. Pero democracia al fin. ¿Es suficiente? ¿Para qué?
La rabia se desenvuelve en diferentes espacios de la sociedad mexicana. Lo mismo en zonas de alto riesgo que en territorios que gozan de relativa seguridad. Afecta a regiones de rápido crecimiento, así como a bolsones de estancamiento. Se trasmite al interior de instituciones en los tres poderes y en los órganos cada vez menos autónomos.
Ha sido incubada en los tres partidos principales y se expresa espasmódica en escisiones, declaraciones altisonantes, actos gansteriles y pactos subterráneos. Abunda el fuego amigo.
Las cínicas muestras de privilegios se toleran mucho menos que en el pasado y hechos horripilantes que apenas habían merecido débiles protestas se convierten en explosiones de descontento.
A pesar de esta lista impresionante, la rabia se expresa en movilizaciones reales y virtuales masivas, pero que involucran a un porcentaje pequeño de la ciudadanía.
Más importante aún, los canales de mediación y canalización de conflictos están azolvados. Uno, los sindicatos han casi dejado de existir desde finales de los ochentas. Hay explosiones obreras y sindicatos nacionales que aceptan mendrugos siempre privilegiados por sus miembros, y movimientos de confrontación permanente que partieron siendo sindicatos. Los partidos están todos muy desprestigiados. Muchas ONG han sido canal para expresar agravios específicos, pero no para orientar movilizaciones hacia resultados que las consoliden o las permitan institucionalizarse. Al contrario algunas franjas de los activistas sociales se imaginan una sociedad en permanente movilización.
El pacto de los tres partidos mayores desarrollado a mediados de las década de los 90 para alzar barreras al registro de nuevos partidos permite que sólo aquéllos que recurren al clientelismo puedan acceder a registros generalmente teñidos de sospecha cuando no de ilegitimidad.
La capacidad de los gobiernos federal y estatales de las últimas dos décadas para negociar y canalizar conflictos sociales se mueve intermitentemente entre la amenaza del garrote, las represiones selectivas, los intentos de cooptación y la entrega de franjas territoriales o sociales a la ilegalidad en sus distintas expresiones.
Parece entonces que, como señaló Cossío Villegas, hemos alimentado nuestra marcha democrática bastante más con la explosión intermitente del agravio insatisfecho que con el arrebol de la fe en una idea o una teoría.
Este momento crítico gira alrededor de cuatro ejes.
La crisis económica acicateada con la caída del precio del petróleo se desvela en toda su magnitud.
Una profunda crisis de representación que se expresa sobre todo en el deterioro del sistema de partidos.
Iguala, además de escenificar un crimen execrable, es la expresión plástica de una profunda y larvada crisis del sistema de justicia.
La magnitud de cada una de las tres crisis se multiplica con la ausencia de un puente mínimo de confianza de los ciudadanos frente a las autoridades sean o no gubernamentales.
Lo más dramático es la situación actual donde se tiene un Estado debilitado y una sociedad fragmentada. Para esta coyuntura tenemos que pensar, proponer y negociar posibles caminos de solución que eviten la retórica pero también el cinismo. El desencanto, que es mucho, genera la rabia y ésta a su vez conduce a callejones sin salida.
En mis siguientes entregas abordaré cuatro temas que hoy son relevantes y que se refieren a cada uno de los ejes del deterioro actual. El estancamiento económico y la discusión sobre el presupuesto base cero. Las elecciones de junio y el sistema de partidos. La seguridad humana y los gobiernos locales. La discusión sobre privilegios y corrupción.
En todos los casos el trasfondo es la clara fractura entre las élites y las distintas formas de expresiones ciudadanas.

ESTEARTICULO PUBLICADO EN LA JORNADA DEL 11 DE ABRIL DE 2015

sábado, marzo 28, 2015

CONFIANZA: EL HACENDADO MEDIÁTICO /3 Y ULTIMO

Algunos, dice Chevere Baccalao, son dueños de enormes territorios donde siembran soya y trigo. Poseen ríos y manantiales y cosechan tilapias y truchas. Su momento feliz es durante la cosecha. Ahí hacen el balance de su empeño y de su tesón. Claro, con el apoyo de los peones –particularmente si son indígenas. Pero el esfuerzo mayor es es el suyo. Su innata capacidad para coordinar, para dirigir, para entusiasmar. Pero también para regañar y por qué no: para castigar y para despedir. Se requieren cualidades especiales para ser hacendado, sin duda, dijo Hamlet Criollo. 
[La-Falsa-Tortuga los conozco antes de que nacieran dice:]
Te das cuenta de la profundidad del pensamiento de todo ese portento de hacendado que es Don Gabi.
[Comentarista Consagrado lo he dicho varios siglos antes que a nadie se le ocurriera dice:]
Pero Don Gabi posee muy poca tierra, ¿cómo que ahora resultó ser hacendado?
[La-Falsa-Tortuga los conozco antes de que nacieran dice:]
Querido tu eres sabio pero un poco anacrónico. La hacienda moderna está constituida por ondas hertzianas. En vez de soya y trigo, plantas anuncios comerciales. En vez de manantiales y ríos tienes concesiones y accesos a banda ancha. Cosechas ratings. Pero nada te hace más feliz que mantener contento a tu público.
[Comentarista Consagrado lo he dicho varios siglos antes que a nadie se le ocurriera dice:]
¿Es decir a los que los escuchamos y vemos? ¡Los ciudadanos, pues!
[La-Falsa-Tortuga los conozco antes de que nacieran dice:]
También a los ciudadanos. Pero sobre todo los grandes patrocinadores.
A Don Gabi lo admiro no sólo por lo que construye sino por lo que escribe. En su multicitado laudatio al jefe de las instituciones expresa “para que no exista duda de mi buena fe y mi entrega a su gobierno y muy especialmente a quien respaldo abiertamente por su actitud valiente, sensata y patriótica”.
[Comentarista Consagrado lo he dicho varios siglos antes que a nadie se le ocurriera dice: ]
Le informa con precisión de los agradecimientos recibidos por la lealtad de su medio. El secretario del Interior me ha orientado e indicado líneas a seguir en cada caso, externándome su conformidad con mi actuación y me indicó que gracias a la información que en detalle le di, se paró a tiempo ese detalle —de un desplegado subversivo a favor del movimiento— y además se logró que un grupo de reporteros amigos hicieran una publicación en apoyo al régimen.
[LaFalsaTortuga los conozco antes de que nacieran dice:]
Pasa después a notificarle al Salvador de la Patria que también recibió muestras de agradecimiento del Fiscal especial, del Regente de la Zona Metropolitana y del Ministro de Información, dado que, como subraya el ilustre patriota e intelectual Don Gabi: nosotros proporcionamos a otros medios la foto del trapo que izaron en el asta bandera los estudiantes.
// Hamlet Criollo: Precisión histórica sobre el movimiento estudiantil de 1968: el susodicho trapo la izaron sospechosamente unos provocadores y luego que el ejército desalojó a los estudiantes otros provocadores izaron una bandera más grandota también rojinegra //
[Comentarista Consagrado lo he dicho varios siglos antes que a nadie se le ocurriera dice:]
Pero es en el colofón donde Don Gabi llega al paroxismo literario y al orgasmo patriótico. Le dice al Jefe:
Sinceramente creo que mi lealtad y la de mis hijos está a prueba de cualquier duda. Sin embargo, mucho le agradeceremos si usted personalmente cree que nos hemos equivocado, por favor nos lo haga saber. Señor nos sentimos en un cuarto oscuro y solamente usted nos puede dar la luz que necesitamos,y señalarnos el camino a seguir.
[LaFalsaTortuga los conozco antes de que nacieran dice:]
Desde luego eso ocurrió hace décadas. Nada que ver con el presente. Ya no hay

hacendados ni siquiera mediáticos. ¡Qué falta de confianza! Ahora puros empresarios emprendedores. Aunque suene a pleonasmo.

sábado, marzo 14, 2015

CONFIANZA (2): EL PRESIDENTE

En House of Cards (HoC)  Frank Underwood un despiadado y hábil político, deja un reguero de cadáveres reales y virtuales en el camino hacia el poder presidencial.
House of Cards es la popular serie originalmente británica y luego presentada en tres temporadas hasta el momento, en ambientación americana. Underwood  un congresista demócrata encargado de disciplinar a la mayoría parlamentaria, es el principal personaje.
Después de ganar las elecciones presidenciales, el Presidente Garret Walker le informa a Frank, a través de Linda Vasquez, Jefe de Gabinete, que el acuerdo de nombrarlo Secretario de Estado no podrá concretarse. Frank, sintiéndose traicionado comienza una elaborada estrategia junto con su esposa Claire –“detrás de todo gran hombre, hay una mujer con las manos ensangrentadas”-, que se desarrolla en las dos temporadas, en contra de Walker. En la segunda temporada Frank logra colarse como vice-presidente y luego complotando sistemáticamente contra el Presidente contribuye a colocarlo en una situación cercana al impeachment, que el Presidente Walker elude, renunciando y en consecuencia abriéndole las puertas de su paraíso deseado: la presidencia.
Ya el año pasado Ian Crouch del New Yorker, comentaba que House of Cards “tiene por tema central el desprecio hacia políticos, operadores, periodistas. Expresa un profundo desprecio a las reglas y al estado de derecho porque el argumento central gira alrededor de cómo burlar las leyes y cómo traicionar acuerdos políticos”.
Me pareció entonces y ahora que el mensaje es más devastador. Tras las campañas anti-política y anti-políticos se esconde una incitación a defeccionar de la participación ciudadana. Es decir deja que los Underwoods del mundo gobiernen y con ellos los poderes reales.
Esta tercera temporada es lo mismo pero en cámara lenta. Con un obvia diferencia. Llegado al poder presidencial se da cuenta que tiene poco poder. De ahí una de las pocas citas citables: La presidencia es la ilusión de poder elegir.
La novedad es que ahora no necesita aventar a sus opositores a un carro del metro en movimiento, sino que usa drones. La decisión sobre si el Ejecutivo debe o no recurrir al expediente de la seguridad de Estado en la comparecencia de la Procuradora General ante la Corte Suprema permite reconocer en Heather Dunbar a su potente opositora en la elecciones primarias, a la autora de otra frase celebre -¿Asi es cómo vives tu vida, haciendo que lo obsceno sea apetecible?- pero sobre todo permite el debate diría central de esta tercera temporada de HoC . Uno de los magistrados pregunta :Pero que evita el abuso del poder? Dunbar responde que es exagerado el temor a un Ejecutivo fuera de control. El Presidente no puede legislar, no puede definir los destinos de los dineros públicos, no puede encarcelar añade, y además tiene fuertes incentivos políticos y electorales para actuar conforme el interés público. Todo lo cual Underwood viola dando una prueba más del ejercicio de la democracia delegativa a la que se refirió el politólogo Guillermo O'Donnell.
Pero estamos en la teleserie HoC. La figura y las escenas donde aparece el presidente ruso Petrov son tan absolutamente kitsch pero actuales que les dedicaré mi siguiente entrega.
Termino estos comentarios enumerando las tres escenas de sexo sin sexo –cuando Claire decide montar, cuando el novelista famoso casi la arranca la nariz al Presidente de un mordisco, y el intento fracasado de sexo salvaje- para concluir que la frase que preside todas las temporadas de HoC es esta: Todo es acerca del sexo. Salvo el sexo que tiene que ver con el poder.

¿Y que tal si en la cuarta temporada –perdón por ser un potencial spoiler- Claire convence a su marido el Presidente Underwood que se baje de las primarias y en su lugar sea ella la que enfrente a la Dunbar en las primarias demócratas? Mmm, mujer, rubia y esposa de un presidente en 2016!

Archivo del Blog