sábado, abril 23, 2016

ALGO ANDA PODRIDO EN BRASIL

Antes de embarcarnos en el lodo de la política brasileña en necesario contextualizar.

El Partido del Trabajo. El PT nace en 1980 después de la exitosa huelga de los trabajadores del cinturón industrial de São Paulo en 1978-79 (en plena dictadura militar). Después de tres sucesivas derrotas en las elecciones presidenciales  Lula, alcanza la presidencia del país primero en 2002 y después en 2006. Dilma Rousseff, gana en 2010 y nuevamente es electa por mas de 50 millones de brasileños en 2014. 

La transformación brasileña. En poco tiempo Brasil se convierte en la séptima economía mundial. Las inversiones extranjeras directas se incrementan, en términos absolutos, de 24 a 62 mil millones de dólares. La deuda externa que representaba 45% del PIB en 2003 se reduce a 14% en 2013. En 2005 la pobreza en Brasil abarcaba el 36.4% de la población, un dato que se reduce a la mitad para 2012 (18.6%). El índice de Gini se reduce de 59 en 2001 a 53 en 2011; una mejora a pesar de la cual Brasil sigue siendo uno de los países más desiguales a escala mundial.

Los 3 programas estrella. Bolsa Familia, el programa de transferencia condicional de liquidez a las familias más pobres inaugurado a fines de 2003; el Programa de aceleración del crecimiento introducido en 2007 para expandir y modernizar las infraestructuras del país, y la ampliación del crédito al consumo de las familias más pobres de parte del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social en el segundo mandato de Lula.

¿Qué pasó entonces?

Primero. La fuente fundamental de ingresos externos las materias primas se desplomó, afectando el crecimiento de la economía, disparando la inflación, y la tasa de cambio e impactando el nivel de ingreso sobre todo de las nuevas clases medias.

Segundo. El disfuncional sistema político brasileño que es mayoritario con enfásis proporcional. Para elecciones presidenciales, es mayoritario a dos vueltas. Para senadores es mayoritario a una vuelta. Para diputados locales y federales es proporcional en lista cerrada no bloqueada. Todo converge para generar una enorme fragmentación de partidos políticos. Treinta partidos con representación en el Congreso. Ninguno ha contado desde el regreso a la democracia en 1985, con una mayoría simple por sí solo. Todos han tenido que gobernar en coalición. El PT como partido en el gobierno cuenta con menos de cien diputados de los 513 diputados.

La corrupción. El diseño institucional favorece también coaliciones frágiles. Las dos formas de desarrollarlas  ha sido distribuir puestos gubernamentales entre los miembros de la coalición. El esquema como se aprecia bien favorece la corrupción. La corrupción es el lubricante que permite que el sistema funcione.

El estado actual de la corrupción en Brasil. Hay varios procesos judiciales en marcha. Los dos mas comentados en los años reciente el mensalao –una nómina ilegal con dinero trangulado entre el gobierno y sector privado que implica a casi todo el congreso, y el Lava Jato –literalmente lavado a presión- ligado a la empresa estatal Petrobras. Pero hay juicios en marcha por financiamiento ilegal de campañas. Casi todos los principales dirigentes políticos incluyendo los lideres de las dos Cámaras y casi todos los dirigentes partidistas están implicados.

Y Lula y Dilma? A la presidenta la acusan de maquillar cifras presupuestales –como lo han hecho todos los presidentes de Brasil. A Lula aún no se sabe si lo acusarán de dos presuntos delitos relacionados con un apartamento y un predio agrícola de su propiedad.

Tres preguntas. ¿Se puede mantener la estabilidad de un sistema presidencial con pluralidad de partidos?
¿Es posible para las izquierdas construir un camino intermedio entre el cinismo del poder y una política testimonial?

¿Cómo enfrentar mejor la corrupción y la impunidad?

sábado, abril 09, 2016

ALGO ESTA PODRIDO EN EL ESTADO DE....

Una de las obras clásicas de Shakespeare, Hamlet, transcurre en Dinamarca, y trata de los acontecimientos posteriores al asesinato del rey Hamlet (padre del príncipe Hamlet), a manos de su hermano Claudio. El fantasma del rey pide a su hijo que se vengue de su asesino. En la obra discurren temas relacionados con la traición, la venganza y particularmente la corrupción moral. Se relata la transformación del dolor en ira.
Una de la frases célebres es “algo está podrido en el estado de Dinamarca”.
Habría que comenzar a decir que “algo está podrido en nuestro país”. De los tantos temas que ilustran lo anterior ninguno es tan contundente como la violencia contra las mujeres. Algunos datos para sustentar lo anterior.
Entre 2000 y 2014 se han registrado alrededor de 26,267 feminicidios en México. Esto representa un promedio de 5.1 asesinatos de este tipo diariamente en el país. En 2011, 63 de cada 100 mujeres de 15 años en México ha padecido algún tipo de violencia ya sea por su pareja u otra persona. (Fuente: INEGI)
México ocupa el lugar número 23 en el mundo con el mayor número de feminicidios y el número 10 en feminicidios con arma de fuego. (ONU)
Pero si queremos usar la frase en sentido mas literal habría que decir algo está podrido en el estado de Veracruz. Entre 2013 y 2016 se tienen contabilizados 165 feminicidios. Siendo 2015 el año más violento con 55 casos. Entre las 728 investigaciones realizadas por la fiscalía del estado por actos de feminicidio entre el año 2000 y 2010, en 601 de los casos no se ha identificado al responsable. (Fuente: Gobierno de Veracruz). 
En 2013 Veracruz formó parte de las 3 entidades del país con los niveles de violencia en contra de la mujer más altos con 1 millón 295 mil 589 mujeres violentadas. (Fuente: INEGI)
A lo anterior añadamos las dos violaciones mas publicitadas recientemente en Veracruz. En caso de Los Porkys se conjuga maldad, ruptura del mas elemental sentido de la decencia, prepotencia e impunidad. Por cierto el comentario del Procurador de Justicia del Estado de Veracruz sobre la huida de algunos de los Porkys “si una persona sale del país de ninguna manera implica impunidad” merecer serle aplicado la prueba de la parafina . O al menos el principio de realidad.

Algunos datos más para documentar nuestro optimismo. Hace 25 años Veracruz era uno de los estados lideres en importancia económica y social. Hoy esta en los últimos lugares. El índice de pobreza en Veracruz creció de 2010 a 2014. En el estado 6 de cada 10 ciudadanos viven en condiciones de pobreza. Además, de 2012 a 2014 el porcentaje de personas viviendo en condiciones de pobreza extrema aumentó de 14.3% a 17.2%. De acuerdo con el Índice de Desarrollo Humano elaborado por el PNUD el estado de Veracruz forma parte de las 5 entidades del país con el IDH más bajo. Este nivel de desarrollo humano en Veracruz es similar al de países como Albania, Myanmar y muy cercano al de Botswana. Veracruz es la cuarta entidad del país con mayor rezago educativo al contar con 2.7 millones de personas en esta condición solo después de Oaxaca, Chiapas y Guerrero.

Y aunque uno pudiera estar tentado a repetir otro famoso verso del Hamlet:
Pues, ¿quién
soportaría los azotes e injurias de este mundo,
el desmán del tirano, la afrenta del soberbio,
las penas del amor menospreciado,
la tardanza de la ley, la arrogancia del cargo,
los insultos que sufre la paciencia,…?

Preferiría quedarme con el comentario de Ofelia a Claudio: Sabemos lo que somos, pero no lo que podemos ser.
Pero en sentido diferente a como se plantea en Hamlet creo que lo que podemos ser tiene mucho que ver con ejercer a plenitud la ciudadanía como tanta gente valiente lo está haciendo en el propio estado de Veracruz y en México. Ahí está nuestra esperanza de un mejor futuro.


sábado, marzo 26, 2016

LOS ENEMIGOS DE LA DEMOCRACIA: HIPOCRESÍA O CINISMO

El terrorismo. El terrorismo islámico es el mayor peligro a la democracia. Los asesinatos a mansalva generan dos tipos de respuestas: el miedo y la sobrerreacción política y militar. Dislocar la vida cotidiana de los ciudadanos es el primer objetivo. Desarticular la normalidad democrática es el segundo objetivo. Lo primero busca inhibir las movilizaciones populares contra el salvajismo y paralizar a la ciudadanía  cuando no inducirla a la demanda de “mano fuerte”.
Lo segundo se logra por tres vías. Exhibiendo la ineptitud de los gobiernos y sus servicios de seguridad. Incitando al discurso demagógico y xenofóbico. Desprestigiando la política como forma de solución de conflictos.

La forma y el fondo. Es probable que la fuerza de ISIS resida en su carácter descentralizado y en la formación de redes familiares aparentemente autárquicas. El ejemplo de los terroristas en el maratón de Boston sería un ejemplo. Pero aún en ese caso y sin duda en los atentados en Paris, Bruselas y en un sin numero de países árabes y musulmanes, no sólo trasciende la brutalidad sino el carácter estratégico de los atentados.

El caldo de cultivo. Un reciente reportaje en The New Yorker sobre Túnez después de la Primavera Árabe (http://www.newyorker.com/magazine/2016/03/28/tunisia-and-the-fall-after-the-arab-spring) confirma que el caldo de cultivo para los terroristas es la pobreza y la desintegración social, el racismo y el desencanto. La rabia y la convicción que sólo a través de métodos excepcionales podrá romperse las barreras que los condenan a un ghetto. Son jóvenes de las cinturones de miseria en las metrópolis pero también hijos de las elites, y  adultos jóvenes de zonas rurales.

El siglo XXI. Terrorismo ha habido en todas las civilizaciones y en distintos momentos de la historia humana. ¿Qué tiene de específico el terrorismo que hemos sufrido desde el ataque a las Torres Gemelas? Lo primero es desde luego la combinación de una visión fundamentalista, milenarista con expresiones tecnológicas masivas, utilizadas predominantemente por la población joven, pero convertidas por los terroristas en armas altamente sofisticadas de propaganda y de logística. Lo segundo es que se alimenta de la rabia y del desencanto juvenil acicateado por altas tasas de desempleo en el mundo. Lo tercero es que se trata de un producto de dislocaciones sociales ocurridas en un corto lapso y fuertemente vinculadas con la manera como distintos gobiernos han impulsado o se han adaptado a las dinámicas de la globalización económica-financiera, socio-cultural y geo-política. Lo cuarto es que el terrorismo enfrenta la carencia de un sentido estratégico de las elites económicas y políticas mundiales. Unas buscan continuar enriqueciéndose eliminando todas las barreras que se interpongan. Otras buscan mantenerse en el poder por cualquier medio. Las narrativas cambian pero la gente que las ve desde fuera no distingue especificidades.

El terrorismo contemporáneo es el síndrome de la anti-política. Basta ver la mayor parte de las encuestas de opinión recientes en casi cualquier parte del mundo para encontrar varias tendencias similares. Desconfianza frente a todas las formas institucionales republicanas: poder ejecutivo, parlamentos, partidos, gobiernos. Bajos índices de confiabilidad en instituciones no estatales: iglesias, medios de comunicación, asociaciones. Escepticismo respecto a las formas tradicionales para resolver conflictos: pactos, acuerdos, arreglos. Narcicismo político. Intolerancia frente a quienes no piensan igual. Fascinación por la violencia.


Para algunos la respuesta es ignorar lo anterior cubriéndose con el velo de lo políticamente correcto. Para otros la salida es la demolición de cualquier barrera al prejuicio, la discriminación o la difamación. ¿Hipocresía o cinismo?

Archivo del Blog